A+ A A-
Acceso Ciudadanos Acceso Oficina Virtual Proximamente... Síguenos, Somontin en Flickr Catastro Geopista

Historia


Del origen de Somontín es difícil de precisar la fecha, aunque hay datos de investigadores a partir del s. II de la Era Cristiana, estando situado más al Sur de la villa actual, como aparece en un estudio de José Diego García Guirao sobre el Valle del Almanzora, indicando que este pueblo tuvo cierta importancia, como lo indica el hecho de que el emperador Marco Aureliole autorizó a acuñar moneda.

"Somontin . Valle del Almanzora"

Con la invasión de los árabes el pueblo se asienta definitivamente en su actual enclave por sus ventajas defensivas, difícil acceso y abundancia de manantiales de agua. Debió de ser un punto estratégico, toda vez que en el siglo IX aparece como fortaleza musulmana (Hisn Somontan). En caso de conflicto bélico era el lugar más seguro como refugio para los vecinos de los pueblos cercanos.
Terminada la reconquista de estos lugares, el 25 de junio de 1492 los Reyes Católicos dieron a donAlonso Fernández de Córdoba, señor de Alcaudete y Montemayor, las villas de Somontín y Fines. Debió de perderlas pronto, pues Castro Guisasola dice que «en 1540 ambas villas eran de Gaspar Rótulo. Este o su padre, arrendador de las rentas reales en el Reino de Granada, debieron comprarlas en 1574 siendo propiedad de Galeazo Rótulo Carrillo».

Una vez expulsados los moriscos, durante el período de la repoblación los bienes y tierras confiscados a los expulsados, fueron entregadas a las familias repobladores, procedentes de distintos lugares del país. Como dato curioso, los moriscos no quemaron la iglesia, que posteriormente fue mejorada. En el año 1594, se dice el pueblo recibe la visita de un ínclito personaje, don Miguel de Cervantes Saavedra, pues, dado el oficio que tenía por aquellos años, «Recaudador de Impuestos de la Hacienda Real», hubo de personarse en Somontín y otros pueblos del Almanzora, puesto que había problemas con la recaudación de las alcabalas reales.

La existencia de minas de talco no es citada hasta el Madoz, de 1848, lo que nos da pie a pensar que se le pudieron ocultar datos al registrador en 1752 o que las minas fueron descubiertas en el intervalo de tiempo entre 1752 y 1848. La explotación minera se ha realizado generalmente de forma anárquica por medio de pequeñas sociedades o mineros independientes, aunque en 1918 aparecía una compañía inglesa, «The Somontin Mines Ltd», que se dedicaba en realidad a la adquisición de la producción de las distintas minas y el desagüe de las mismas, pero su vida fue efímera. El mineral extraído de ellas se transportaba a Purchena en recuas de asnos y desde allí al puerto de Aguilas por el ferrocarril Lorca-Baza. Desde el año 1924 se instalan dos pequeñas fábricas de talco en la estación de ferrocarril de Purchena, una perteneciente a la sociedad «Echeverría y Acosta» y otra cuyo dueño era la Sociedad «Fábrica Española de Talco,S.A.» empleando unos quince obreros y produciendo sobre mil quinientas toneladas al año. La producción de las mismas estaba condicionada por la demanda exterior que hizo fluctuar los precios en especial los del mineral de color gris (jaboncillo moreno), muy apreciado para la fabricación de jabón.

Después de la Guerra Civil se produjo una reactivación, alcanzando una producción récord de 7.789 tm., y en el año 1942 llegaron al 45 por 100 de la producción nacional. En los últimos años las minas de talco se han encontrado con problemas de inundación de las labores de extracción por aparecer bolsa de aguas subterráneas, además del agotamiento de los filones productivos, provocando el cierre y la emigración de muchas familias hacia otros lugares, pasando de los 1.047 hab. de 1950 a los 680 de 1970, cuando decaen las minas.

"Calle Típica"

Después de un paréntesis de actividad minera y riqueza, a partir de los setenta se retoma la actividad agrícola entre los vecinos que no se habían marchado a Cataluña, Andorra y, sobre todo, incorporándose al cuerpo de la Guardia Civil, en el que tantos hijos del pueblo han militado, llegando algún año a superar la cantidad de cien. Son cifras muy significativas en relación con el número de habitantes.

Volver Arriba