A+ A A-
Acceso Ciudadanos Acceso Oficina Virtual Síguenos, Fondón en YouTube Síguenos, Fondón en Flickr Catastro Geopista Video Fondon Patrimonio Histórico

Minería en Fondón

Industria Minera

En los tres últimos siglos la industria minera ha sido la de mayor importancia en Fondón. Según los datos recogidos en el Archivo Provincial de Almería quedan reflejados un total de 596 registros de explotación de minas  en Fondón entre 1855 y 1980.

Interior de una mina subterránea La península española fue el primer exportador europeo de sustancias minerales no energéticas, siendo también uno de los principales productores mundiales de algunas de ellas.
Durante el siglo XIX la minería contribuyó positivamente a la bonanza española en distintas etapas. Hay dos claros momentos en la minería, el que va desde 1920 hasta 1870-1880, donde los ciudadanos e inversores españoles tenían el control sobre la industria, y a partir de ahí, cuando entró el capital extranjero para realizar esa labor.

Restos de minas de FondónEl plomo y el hierro fueron los minerales más importantes de todos los extraídos por la minería. Desde finales del siglo XVIII se permitió a particulares el laboreo de las minas de plomo de las Alpujarras, y como se puede apreciar en todo este territorio, tuvo un importante legado histórico.

La minería alcanzó su punto álgido con la I Guerra Mundial, desde cuando comenzó un declive constante en la provincia. Fondón, como casi todos los pueblos cercanos a Berja, ocupaban el mayor número de minas. Las minas que destacaban en el siglo XIX eran “Esperanza”, “La lealtad”, “Pilatos” y “Unión de tres Amigos Republicano”. En 1858 se construiría un socavón de desagüe que permitió incrementar la profundidad de las explotaciones. En 1866 otro socavón de desagüe fue construido por la sociedad “La Lealtad” pero sólo de tres metros. De ahí se excavaron galerías que, debido a la falta de revestimiento y a la fragilidad del terreno, se derrumbaron al poco de su construcción. Más tarde, en 1870, se intentó de nuevo con la instalación de una máquina de vapor de 30CV de potencia pero con resultados tampoco satisfactorios.

Pese a todo, la mina que produjo más mineral de toda la provincia fue la de “Dos Amigos”, entre 1876 Y 1877 y situada en la solana de Fondón, bajando su producción progresivamente en los años siguientes.

Homenaje a los mineros de Fondón

Breve historia minera

Restos de minas de Fondón A petición de Josef Pich de Barcelona se permitió, por medio de una orden de las Cortes en octubre de 1820, la explotación y beneficio por parte de los particulares de toda clase de minas. Este hecho aislado trajo consigo unas ventajas tremendas a las minas de la Alpujarra. De esta manera múltiples particulares se lanzaron a la explotación.

Con la ley minera de 1825 se produjo la dotación de normativa ordenada sobre la explotación minera y significó la definitiva liberalización del ramo, aunque también contó con desventajas como la reducción de las concesiones, la reserva de criaderos para la Real Hacienda y una restricción estatal sobre la disposición de las minas por los particulares, por lo que se obligaba tener al menos cuatro trabajadores realizando el laboreo en régimen de explotación continuo.

El plomo

Entre 1748 y 1820 la Hacienda Pública se hizo cargo de gestionar la administración del estanco y renta del plomo. Esto produjo un crecimiento tremendo de la producción mineral en el municipio de Fondón. Una de las dos fundiciones se encontraba en Fuente Victoria (antes Presidio de Andarax) siendo esta la fábrica nacional que permaneció en actividad por más tiempo en la comarca.

Dificultades económicas

Restos de minas de Fondón Las condiciones agrícolas de la provincia eran, en general, muy duras por la pobreza de los suelos y las bajas precipitaciones, que desencadenaban en escasez de agua. Esto produjo que en la zonas de regadío, con un área muy reducida y de rendimientos elevados, se concentrase la mayor parte de la población. Mientras, en el secano, que abarcaba un gran porcentaje del terreno, se despoblaba despoblado y tenía escasa rentabilidad.

El algodón y el maíz fueron otros de los cultivos nuevos que se llevaron a cabo con el comienzo del siglo XIX, aunque tuvo su explotación una duración muy escasa.

Había dependencia de los mercados exteriores de unos pocos productos: minerales, metales, uva y esparto. Al ser un área monoexportadora, le afectaba el reducido abanico de países a los que se suministraba, sobre todo a los ingleses. De esta manera pudieron, con el tiempo, ejercer el control sobre este comercio. Ésto afecto tremendamente a la población, que emigró de tal modo que se situó a Almería entre las poblaciones con más pérdida de habitantes.

Volver Arriba

Vinos de Fondón - denominación de origen
Donde comer Eventos Farmacias